martes, 12 de septiembre de 2017

Errata





La lluvia, especialmente para un niño, trae consigo aromas y colores inconfundibles. Las lluvias de verano en el Tirol son incesantes. Poseen una insistencia taciturna, flagelante, y llegan en tonos de verde oscuro cada vez más intensos. De noche, su tamborileo es como un ir y venir de ratones en el tejado. Hasta la luz del día puede llegar a empaparse de lluvia. Pero es el olor lo que permanece conmigo desde hace sesenta años. A cuero mojado y a juego interrumpido. O, por momentos a tuberías humeantes bajo el barro encharcado. Un mundo convertido en col hervida.
   Él verano era de por sí siniestro. Unas vacaciones familiares en el oscuro áunque mágico paisaje de un país condenado. En aquellos años de mediados de la década de los treinta, el odio a los julios y el deseo de reunificación con Alemania flotaban en el ambiente austriaco. La conversación entre mi padre, convencido de la inminencia de la catástrofe, y mi tío gentil, aún moderadamente optimista, no resultaba fácil. [...]

Errata
El examen de una vida. Ediciones Siruela 2009

George Steiner. 


Ps: para mi querido primo Joaquín, que siempre me regala maravillas.

Imagen: esmalte y tintas sobre cartón. pfp


lunes, 4 de septiembre de 2017

John Ashbery



Paradojas y oxímoros
Este poema tiene que ver con el lenguaje en un nivel muy básico.
Observa cómo se dirige a ti. Tú miras por la ventana
o pretendes juguetear con algo. Lo entiendes, pero no lo entiendes realmente.
No lo captas, o él no te capta a ti. Ninguno de los dos lo capta.
El poema está triste porque le gustaría ser tuyo, pero no puede.
¿Qué es «un nivel muy básico»? Es eso, y también otras cosas,
que forman un sistema que él intenta poner en juego. ¿En juego?
Bueno, la verdad es que sí, aunque yo considero que el juego es
una cosa externa y más profunda, un patrón encontrado en sueños
tal como la división de la gracia de estos largos días de agosto,
sin prueba alguna. Final abierto. Y antes de que te des cuenta
se pierde en el ajetreo ruidoso de las máquinas de escribir.
Te la han jugado una vez más. Yo creo que tú existes solamente
para convencerme de que lo haga, en tu propio nivel, y luego ya no estás allí
o adoptas una actitud diferente. Y el poema
me ha empujado hasta ponerme suavemente a tu lado. El poema eres tú.

John Ashbery , Rochester, Nueva York 28 de julio 1927- Hudson, Nueva York 3 de septiembre  2017

Fotografia: pfp


miércoles, 23 de agosto de 2017

Anne Sexton






Don mío 
Observa cómo ha numerado las venas azules
de mi pecho. Por otra parte, hay diez pecas.
Ahora va hacia la izquierda. Ahora a la derecha.
Construye una ciudad, una ciudad de carne.
Él es un industrial. Ha mordido el hambre en bodegas
y, señoras y señores, ha sido traspasado por el hierro,
por la sangre, por el metal, por el hierro triunfal
de la muerte de su madre. Pero él vuelve a empezar.
Ahora me construye. La ciudad le consume.
Desde la gloria de los tablones, me construye.
Desde el asombro del cemento me ha moldeado.
Me ha proporcionado seiscientos signos callejeros.
Mientras yo bailaba construyó un museo.
Construyó diez bloques cuando me removí en el lecho.
Construyó un paso elevado cuando me marché.
Le ofrecí flores y construyó un aeropuerto.
Usó piruletas rojas y verdes a modo de semáforo.
Sin embargo cruzó en mi corazón, zona escolar, despacio.

Anne Sexton 

Anne Sexton (1928-74) escribía como terapia. Fue su médico Martin Orne, del hospital psiquiátrico Westwood Lodge, en Massachusetts, en el que estaba interna, el que la animó a hacerlo. Obtuvo el premio Pulitzer en 1967 por Vive o muere (Vitrubio). Murió con 45 años. Encendió el motor de su choche dentro del garaje y se sentó a esperar.


Imagen : Ciudad mental. pfp

sábado, 29 de julio de 2017

ELEVACIÓN de Baudelaire




Por encima de Lagos, de valles y praderas,
de montañas, de bosques, de nubes y de mares!
por más allá del sol, de rutas estelares,
más allá del confín de remotas esferas,

¡Oh tú, espíritu mío!, te mueves ágilmente
como el buen nadador se mece en libertad
surcando alegremente la azul inmensidad,
una indecible dicha gozando virilmente.

Evádete muy lejos de enfermizos miasmas,
sube a precipitarte al aire superior
y bebe como un puro y divino licor
el claro fuego que ahuyenta los fantasmas.

Después de los hastíos y de las hondas penas
que abruman con su peso la existencia dudosa,
feliz aquel a quien un ala vigorosa
lanza hacia las regiones radiantes y serenas. 

Tú que, al igual que alondras, elevas tus ideas
y el cielo matinal en un vuelo saludas,
comprendes sin esfuerzo, sobre las cosas feas,
El habla de las flores y de las cosas mudas


Las flores del mal.  Ch. Baudelaire 

Traducción, Ángel Lázaro

Imagen: Las flores del mal. Libro de artista pfp


miércoles, 19 de julio de 2017

CIUDADANOS





CIUDADANOS

Mi tiempo fue más frío
Los caminos helados conducían 
antes del alba unas calladas sombras
a las sucias ventanas de las fábricas.
Desde dentro de mi, aquellas sombras 
que al mundo ensordecieron con su canto
lo miran todo aunque no entienden nada.
Contemplan, opulenta, una miseria
que ni siquiera sabe que es miseria.
Es el final de un sueño.
Lo que hoy toca es hacer democrático el arte.
Ningún árbol más alto.
Espantosamente ricos,
y por esto, espantosamente pobres.

Joan Margarit (traducción  Joan Margarit)



Imagen: pfp

martes, 18 de julio de 2017

Lee Lozano




Imagen: (Sin título 1962) obra de, Lee Lozano, nacida Lenore Knaster (Newark, 1930-1999).  Pintora, una de las figuras más radicales de la escena neoyorquina en los reivindicativos y antibélicos años sesenta del siglo XX. Desarrolló esta artista una obra drásticamente provocadora cuestionando con ella, todas y cada una de las estructuras políticas y sociales de la sociedad norteamericana.

El museo Reina Sofía de Madrid, expone la obra de Lozano como una noticia fresca, en la que dan cumplida cuenta, de la crítica y del radical desencanto con la que la artista analizaba la sociedad norteamericana. Lozano, renunció muy pronto a formar parte del mercado del arte neoyorkino, dando  fin a su meteórica carrera y apartándose para siempre de la escena artística y creativa.


Forzar la máquina. Lee Lozano. Museo Reina Sofía Madrid. Hasta el 25 de septiembre.


http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/lee-lozano

domingo, 2 de julio de 2017

Arroyo





Oleo de Eduardo Arroyo, El día que conocí a mi primer amor (162x130).  Arroyo retrata en esta pintura al joven minero Jean Pierre Antinori que fallece junto a dieciséis compañeros en la explosión de la mina de la localidad francesa de Fouquières-lès-Lens, ocurrida el 6 de febrero de 1970. La difusión pública de la catástrofe en esa pequeña localidad minera del norte de Francia, sin que los hechos fueran esclarecidos, originó un movimiento de protesta ciudadana en la que participaron un grupo de diecisiete artistas, que se trasladan al lugar para obtener información directa de los mineros y sus familias. Posteriormente este grupo de artistas, como colectivo, editaron un álbum de serigrafías y realizaron dieciséis cuadros, que fueron expuestos en la XXII edición del Salon de la Jeune Peinture celebrada en París en 1971. Los miembros de este colectivo denominado Réalité quotidienne de travailleurs de la mine (Realidad cotidiana de los trabajadores de la mina) pintan a partir del álbum fotográfico de la viuda del joven minero Antinori, del que Arroyo extrajo el cliché para su retrato del minero y su esposa. El título de esta obra se encuentra extraído de una anotación que aparecía en la foto original, que Arroyo elimina, al igual que el fondo que aparece en la misma fotografía, transformado en la pintura en negro, cuyo claroscuro potencia la iluminación centrada en las manos entrelazadas de la pareja. La narración de Arroyo por medio de este retrato convierte la pintura en una crítica de las condiciones labores, testimonio y documento sobre este colectivo de trabajadores, los mineros, cuya temática es reiterada por Arroyo en diversas pinturas y dibujos.

Arroyo asciende estos días al Olimpo del arte de la Costa Azul. 
La Fundación Maeght http://www.fondation-maeght.com dedica una antológica al español donde sólo antes cuatro compatriotas suyos expusieron: Picasso, Miró, Tapies y Barceló. 
1 de julio al 19 de noviembre de 2017