domingo, 15 de enero de 2017

Christo en lugar de Trump


Luis Camnitzer (1937) artista uruguayo afincado en Nueva York desde 1964 solicita firmas de simpatizantes desde una plataforma online, para llevar a cabo un proyecto que transformaría la iniciativa racista de Trump de construir un muro entre Mexico y Estados Unidos, en un evento artístico público, y ayudaría a mejorar la imagen de EE UU con un "revestimiento cultural". Con esta iniciativa se insta al futuro presidente Donald Trump a que sustituya la idea del muro divisorio en la frontera entre los dos países, por una nueva versión, en color naranja, de la obra Running Fence (1972-76), del artista Christo.


Christo, artista conocido por sus grandes intervenciones en la naturaleza, colocó, junto con Jeanne-Claude (fallecida en 2009), una barrera de tela blanca de 39,4 kilómetros de longitud, y 5,5 metros de altura, en zonas rurales de Sonoma y el Condado de Marin, cerca de San Francisco, en California, en 1976.


https://www.change.org/p/donald-trump-commission-christo-with-an-orange-running-fence-that-separates-the-u-s-from-mexico



domingo, 8 de enero de 2017

la vida continua, feliz año, feliz todo!

;                                 

55. A veces sueño con un montón de basura, hay cáscaras de huevo aplastadas y una jauría de alimañas escarbando entre las pieles de naranja podridas, los restos de café y las hojas amarillentas y descompuestas de lechuga. Es el sueño hecho de fragmentos de pesadillas, cuando al día siguiente aguarda una operación o un examen. Otras veces el sueño es deprimente, gris, pero su quietud alivia: ese es el sueño cuando trabajas, cuando cada día es como el otro y el siguiente, y el único tiempo es el presente. Pero hay sueños que nacen de la primavera y del letargo invernal de los osos en sus cuevas silenciosas. Mis oídos captan entonces el trinar claro de los pájaros al amanecer y siento la luz del sol en los párpados cerrados, el olor de la tierra en la nariz, el viento cálido en la piel. Tengo los ojos cerrados, todavía no he vuelto a mi cuerpo, pero ya soy parte de algo, del aire, de la tierra, del fuego del agua. Y mientras oigo el ruido de los coches en la calle y la respiración de alguien en la habitación contigua, abro los ojos, obligo a mi cuerpo a regresar y, apoyándome en un codo, miro a través de la ventana abierta, veo las cortinas ondeando al viento del domingo, la luz del sol y las sombras intensas, nítidas en el edificio de enfrente. Seguir echada y lamentar haber salido del utero cuando se corta el cordón umbilical y se ata el nudo. Lamentarlo, lamentarlo, y saber que el próximo movimiento será incorporarse, ir hasta el baño poniendo un pie delante del otro, sentarse, aún medio dormida, en la taza, soltar el chorro de orina amarillo y brillante mientras bostezo y desenredo con los dedos mi pelo rizado. Levantarse, cepillarse los dientes, lavarse la cara y, bajo la despiadada luz diurna, reanudar todos los rituales del atavío que establece nuestra cultura...

Silvia Plath. Diarios completos. Alba Editorial. Noviembre 2016

Imagen: obra de Phoebe Unwin

domingo, 25 de diciembre de 2016

Feliz Navidad




Feliz cielo, feliz mar, feliz tierra...

Feliz Navidad

Pilar

miércoles, 21 de diciembre de 2016

cotidiana navidad



lo cotidiano ha golpeado su rostro
y ha desencajado sus muecas como las de una máscara
y ojo y boca y frente están ocultos en la nada
dolorosamente escondidos, pero descubiertos sin pudor...

¿qué era tan solo ayer? ¡Ay, ninguna mañana despierta 
un hoy que se ha hundido en el lodo inerte 
-la esperanza de pasar de pequeñas penas a pequeñas 
alegrías-,
animal sin tiempo que no deja de morir creciendo!

tú, entrada de alimentos para el vientre cotidiano,
peinado rostro humano, frente y ojo y boca,
tú sufres sin embargo y tu mirada está herida.


Rostro de lo cotidiano. Hermann Broch


Imagen:Nature morte au pixel blue. Óleo sobre tela 1925. Francisco Bores

jueves, 15 de diciembre de 2016

Alepo, Alepo...




Oh! ¿dónde has estado,
querido hijo de ojos azules?
¿dónde has estado,
mi joven amado?

He tropezado con la ladera

 de doce brumosas montañas,
he andado y me he arrastrado
por seis autopistas curvas,
he andado en medio
de siete bosques sombríos,
he estado delante
de una docena de océanos muertos,
me he adentrado diez mil millas
hasta la boca de un cementerio...


y es dura, es dura
es muy dura,
 la lluvia que va a caer.

¿y qué viste,
hijo mío de ojos azules? ¿qué viste,
mi joven amado?.

Vi lobos salvajes alrededorde un recién nacido,
vi una autopista de diamantes

que nadie utilizaba ya,
vi una rama negra
goteando sangre todavía fresca,
vi una habitación llena de hombres
cuyos martillos sangraban,
vi una blanca escalera cubierta de agua,
vi diez mil oradores de lenguas  rotas,
vi pistolas y espadas en manos de niños


y es dura, es dura,

 es muy dura,
 la lluvia que va a caer.

¿Y qué oíste,
hijo mío de ojos azules?
¿Y qué oíste,
mi joven amado?.

Oí el sonido de un trueno, que rugió sin aviso,
oí el bramar de una ola
que pudiera anegar el mundo entero,
oí cien tamborileros cuyas manos ardían,
oí diez mil susurros
por nadie escuchados,
oí a una persona morir de hambre,
oí a mucha gente reír,
oí la canción de un poeta
que moría en la cuneta,
oí el sonido de un payaso
que lloraba en el callejón...


y es dura, es dura, 

es muy dura
la lluvia que va a caer.

¿a quién encontraste,  hijo mío 
 de azules ojos?
¿a quién encontraste,
mi joven amado?.

Encontré un niño pequeño junto a un pony muerto,
encontré un hombre blanco
paseando un perro negro,
encontré una mujer joven
cuyo cuerpo ardía,
encontré a una chica
que me dio un arco iris,
encontré a un hombre
 herido de amor,
encontré a otro,
herido de odio...


y es dura, es dura, 

es muy dura, 
la lluvia que va a caer.

¿Y ahora qué harás,
hijo mio dilecto?
¿qué harás, ahora,
mi joven amado?. 


Regreso afuera
antes de que la lluvia comience a caer,
caminaré hacia el abismo
del más profundo bosque negro,
donde la gente es mucha
y sus manos están vacías,
donde el veneno
contamina sus aguas,
donde el hogar en el valle
encuentra el desaliento de la sucia prisión,
y la cara del verdugo
está siempre oculta,
donde el hambre amenaza,
donde las almas están olvidadas,
donde el negro es el color,
y nada es el número,
y lo contaré, lo diré, lo pensaré,
 lo respiraré,
y lo reflejaré desde la montaña,
para que todas las almas puedan verlo,
luego me mantendré sobre el océano
hasta que comience a hundirme,
pero ya sabré bien mi canción
antes de empezar a cantarla,


y es dura, es dura,
es muy dura,

 la lluvia que va a caer.


A Hard Rain’s A-Gonna Fall. Escrita por BOB DYLAN (Traducción libre pfp).  

Imagen: Obra de Ludwig MEIdNER. Paisaje apocalíptico 1914





                

viernes, 9 de diciembre de 2016

Remedios Varo



La pintura de Remedios Varo tiene una cualidad mágica, misteriosa. Sus lienzos nos revelan mundos maravillosos, atemporales, regidos por leyes que escapan a nuestra lógica. En sus obras se  percibe una constante búsqueda espiritual, un deseo de plasmar la armoniosa unidad e interconexión de todas las cosas, de hacer aparecer ante nuestros ojos los reinos invisibles que habitan su alma, de encontrar esa "llave mágica" que abra las puertas para penetrar en un universo oculto. [...]


Tere Arcq  La llave esotérica, En busca d lo milagroso.
CINCO LLAVES DEL MUNDO SECRETO DE REMEDIOS VARO. Ed. Atalanta 2015

Imagen: obra de Remedios Varo. Armonía 1956

viernes, 25 de noviembre de 2016

Marcos Ana


Decidme cómo es un árbol,
contadme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros,
habladme del mar,
habladme del olor ancho del campo
de las estrellas, del aire.
Recitadme un horizonte sin cerradura
y sin llave como la choza de un pobre,
decidme cómo es el beso de una mujer,
dadme el nombre del amor
no lo recuerdo.
¿Aún las noches se perfuman de enamorados
tiemblos de pasión bajo la luna
o solo queda esta fosa,
la luz de una cerradura
y la canción de mi rosa?
22 años, ya olvidé
la dimensión de las cosas,
su olor, su aroma,
escribo a tientas el mar,
el campo, el bosque, digo bosque
y he perdido la geometría del árbol.
Hablo por hablar asuntos
que los años me olvidaron.
No puedo seguir:
escucho los pasos del funcionario.
Marcos Ana
Marcos Ana, poeta y comunista convencido, ha fallecido a los 96 años en Madrid. Fue el preso que pasó más tiempo en una cárcel franquista. Sufrió torturas en prisión, donde estuvo recluido durante 23 años, desde que tenía solo 19 hasta que, gracias a la entonces recién fundada Amnistía Internacional, fue liberado a los 42. 


Imagen:obra de René Magritte "La llave de los campos" 1933